Sígueme por Email

lunes, 17 de septiembre de 2012


CON BATA DE COLA

 

El día que ya no me quieras.

Aunque me muera por dentro,

no; echare ni una lágrima

ni mí boca ningún lamento.

Saldré por la noche a la calle,

a esperar que salgan los luceros.

Formaremos entre todos  una fiesta.

Y estrenare zapatos nuevos,

me pondré vestido de cola.

Y claveles rojos en el pelo;

bailaremos por bulerías para
que  se me alegre el cuerpo.

El día que tú no me quieras.

Aunque sienta que estoy rota por dentro;

no llorare ni por ti,

me pondré de duelo.

Pediré que toquen campanas,

campanas que no tengan lamentos.

El día que tu no me quieras,
no llorare ni mi boca dirá, ningún te quiero.

Me pondré vestido de cola.

Y claveles rojos en el pelo;

bailare por bulerías.

Y no me pondré por ti de negro

Haré que toquen campanas,

Y aunque sienta que me muero.

 

No; llorare ni me vestiré,

de luto.

Ni guardare por ti ningún duelo.

Me pondré el vestido de cola,

y  claveles rojos en el pelo
 
 
Carmen Sanachez.
 

 

viernes, 14 de septiembre de 2012


SI SUPIERA…

 

Si supieras amor con lo poco que me conformo
Si supieras que la vida está hecha de pequeñas cosas
Si supieras amor….

 Cuantos años daría por tener en mis manos
Tan solo esos pequeños instantes

Que darme con esos pequeños momentos, donde nada
Nos pertenecía pero teníamos todo lo que necesitábamos

Para qué querer un océano – si teníamos aquella pequeña playa
Pero nada es duradero

Todo se pierde en el tiempo
Y allí me quede varada en medio de un remolino

De eso que le llamamos vida
Como un barco fondeado en el puerto por llevar demasiado lastre

 Si supieras amor
Cuanto daría por tan solo un instante
Solo ese pequeño instante

Tocar la luna con los dedos
Como una de aquellas noches
Donde para qué querer

Todo un océano
Si teníamos
Aquella pequeña
“Playa”

 

Carmen Sánchez


 

jueves, 13 de septiembre de 2012


MUCHOS DICEN

 

 
Mucho dicen que se aprende con el paso del tiempo.

No sé si eso es cierto.

Lo que sí tengo certeza, es que a las cosas les doy la importancia que tienen.

Celebro cada nuevo amanecer como si fuera el primero de mi vida.

Entro en un estado de agonía con cada despedida.

Disfruto de las cosas sencillas, aquello que no se compra con dinero.

Como por ejemplo una buena amistad, o una tarde reunida junto a una mesa con unos amigos.

Con el tiempo se aprende a vivir, y apreciar todas las cosas que se nos  ha otorgado.

Pero lo que me cuesta horrores, es convivir con esa imagen que el espejo se empeña en mostrarme cada día.

A esa no la reconozco

Quizás porque yo hago como el resto

Que en mi interior aun late un corazón de niña a la que le sigue gustando fantasear… la que se enamora del mar.

La que baila al son de una melodía.

Esa soy yo; la que descubre la vida, en tu mirada.

 

 

Carmen Sánchez

miércoles, 5 de septiembre de 2012


 
ESTA NOCHE

 

 Esta noche amor me vestiré con ese vestido 
ceñido que sé te encanta.

 
                                                Daré un toque a mis mejillas y pondré ese
                                                                       toque en mi pelo.

Encenderemos velas y de par, en par las
ventanas, miraremos ese mar que tantos
recuerdos tenemos.

 Como telón de fondo podríamos poner unos
bonitos boleros.

 Y si al terminar la velada, no te he dicho con
palabras cuanto te quiero.

 Solo me has  de mirar a los ojos.
Que ellos hablan un lenguaje mucho mejor

Que cualquier te quiero.

 
                                                                      CARMEN SANCHEZ