Sígueme por Email

jueves, 31 de enero de 2013


 

SUEÑOS O REALIDAD

 

 

Hoy los sueños se confundieron con la realidad

Desperté de una noche agitada. Tenía un sudor frio

De esos que te cala hasta los huesos.

Me costó una eternidad poder incorporarme de la cama

Era como si alguien me tirara hacia tras, imposible levantarme

A duras penas lo hice.

Cundo me puse en pie, me di cuenta que la habitación no era la mía

Sentí un nudo en la boca del estomago, y un repelús me recorrió  la espalda

Temblando como una hoja seca, me fui al baño

Cuál fue mi sorpresa, al ver esa persona que me miraba atreves del espejo

No se parecía nada a mí. Era mucho más joven que yo.

Pero para nada querría parecerme a ella. Tenía una mirada hundida en la nada

Sus labios finos. Sonreía  con una media sonrisa de medio lado

Sus cabellos eran negro azabache, pero sin brillo.

Quería  salir corriendo. Pero hacia donde…El piso parecía diferente

Las escaleras parecían no ir hacia ninguna parte.

Todo era confuso, salte de tres entres los escalones, me agarre de algo

Al pasar al lado de la ventana. Sentí un fuerte dolor en las espinillas y un dolor agudo en la cabeza uf cuanto me dolía, intente reaccionar, pero de pronto una mano en mi hombro me devolvió a la realidad. Mi marido me miraba con una sonrisa de guasa, como diciendo qué te ha pasado… Que las sabanas las tienes en la cabeza y además estas en el suelo.

Me costó un buen rato tomar conciencia. De lo que había pasado, todo fue un sueño. Pero fue tan, tan real.

 
Carmen Sánchez


 

TODO ERA SILENCIO

 

Yo entre, y todo era silencio, ni una mota de polvo se movía, todo era oscuridad absoluta.

Nada me traía recuerdos, la casa me pareció extraña, como si jamás mis ojos, se hubieran paseado  en aquellos muebles y cuadros, que guardaba a pesar del tiempo, tanta belleza. Abrí el gran ventanal del salón, los rayos del sol del mes junio, formaba a través de los visillos, unos colores brillantes que se reflejaban, a través del espejo, que estaba encima, de un mueble bajo del salón. Salí y me dirige por el sendero. Los campos llenos de una infinidad, de flores silvestres, tenia tal esplendor, que todo me parecía nuevo, como si fuera la primera vez, que paseaba por ellos. Junto al borde del camino, la fuente de aguas de manantial, seguía echando, sus dos hermosos chorros de agua fresca. Al fondo del camino, el majestuoso roble seguía  igual de hermoso. Nada parecía diferente, todo daba la sensación de ser como antes, que las cosas seguían, siendo las mismas. Me senté  al borde de la fuente, y haciendo memoria, me vino a la mente, aquellos años. Cuando aún éramos felices, con muchos proyectos, acabamos de terminar la carrera de derecho, abriríamos un bufete, y los dos trabajaríamos juntos. Las cosas nos fueron bien. Los éxitos eran frecuentes, tú te dedicabas, a temas de gestión de empresas, yo; a divorcios.

De eso han pasado ya casi 10 años. Cuatro casas, una de ellas en la playa de Torremolinos, esta mansión en la sierra, 7 perros cinco gatos, siameses, un loro una cacatúa, un coche mercedes un todo terreno. Acciones y una cuantiosa cuenta corriente.

Y hoy hemos quedado para ver cómo nos ponemos de acuerdo, para dividirnos los bienes, y todas las demás pertenencias.

Decidir los días de visitas para nuestras mascotas, y si no llegamos aún acuerdo, estoy decidida, a contratar al mejor bufetes de abogados, en temas de divorcio.

 

Casi como la vida misma. 

 Carmen Sánchez

 

miércoles, 30 de enero de 2013


INSTANTE

 

Reía tan intensamente que desperté de pronto.
   Era tan real que podía oler su olor a marismas, incluso sentía la brisa en mi rostro.
     Veía incluso la espuma romper en  las rocas, lamerlas y volver de nuevo al mar.

Como vista de pájaro me veía allí en la orilla sentada siempre junto a mi roca preferida.
                                               Sentía una paz allí sentada.

Que recordé años pasados—años que por mucho que añoremos jamás vendrán de nuevo.
                   Pero aun así goce de cada momento en que el sueño me permitió.

Y reí y llore al mismo tiempo, di gracias por ese instante, por ese momento donde solo existía el -  mar--  y yo.
 
Carmen Sanchez

jueves, 24 de enero de 2013


 A MERCED DEL VIENTO




Ay triste de mi, aquí me hayo
sentada mirando a los arboles
como se cimbrean a merced del viento
gélido de la tarde.

Ay de mi, si pudiera así de fácil
sacudirme de encima las marañas de
esta triste tarde solitaria.

 
Carmen Sanchez

domingo, 13 de enero de 2013


SI PUDIERA


 

A callar las voces,
Que suenan en mis…oídos
A callar los pensamientos,
Qué dan  miedo ser oídos…
Si pudiera dormir,
Entera siquiera una noche…
Si pudiera renacer,
En otro tiempo,
Y en otra vida.
Tengo un sueño, que se repite
Cada noche, me veo  diferente,
En otro lugar y con otra mente.
Si pudiera escogería,
A callar esos fantasmas,
Que me ahogan,
Pasar de todas las cosas,
Que me duelen, en el alma.
Si pudiera escogería,
Poder soñar, con un mundo
Diferente, donde todos seamos iguales,
Sin importar razas, ni clases…donde no pongan
Etiquetas, donde todos tengamos las mismas
Oportunidades…
Pero la verdad de la historia, es  que en la vida,
Solo hay dos verdades…Tanto  tienes… Tanto vale.
Carmen Sánchez

 

martes, 8 de enero de 2013


 

 


A LA ESPERA
 
 
Siento que mi cuerpo se
estremece
Como una hoja a merced del
viento.
Mientras mis pensamientos
hacen remolinos
envolviéndome como una
tormenta a la espera. 
Y esperando me hago flor de
otoño descolorida sin ese
perfume que tiene esa rosa
recién florecida.
Ya no me cuestiono como
antes hacía.
Delante de ese espejo, que
tantas veces maldije al
devolverme esa imagen que
no quería.
Qué culpa tendrá  él. 
El solo me devuelve una
imagen desgastada por el
paso del tiempo.
Sí ya no me cuestiono al
perder el brillo en el pelo ni 
que se me formen arrugas
alrededor de los ojos.
La que comienza a caminar
lento, pero ávida en adsorber  
la vida como un sediento.
Y aquí estoy a la espera—a la espera.
 
Carmen Sánchez