Sígueme por Email

jueves, 24 de enero de 2013


 A MERCED DEL VIENTO




Ay triste de mi, aquí me hayo
sentada mirando a los arboles
como se cimbrean a merced del viento
gélido de la tarde.

Ay de mi, si pudiera así de fácil
sacudirme de encima las marañas de
esta triste tarde solitaria.

 
Carmen Sanchez

No hay comentarios:

Publicar un comentario