Sígueme por Email

lunes, 7 de octubre de 2013


Sí.

Me marché
si, me marche.
Y se humedecieron

mis ojos y
mis manos temblaron
agarrada a ese
pasamano en esa
escalerilla.
Miré detrás de los
cristales de ese tren,
que me llevaban lejos de ti.
Y pude sentir cómo
me aguijoneaba el alma.
Ya no sentiré tu
olor ni veré el color
de tus aguas. 
Ya quedaron atrás
todos esos recuerdos.
Aunque por más
años que pasen
los llevo
grabado en mi piel.

Carmen Sánchez. Todopoemas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario