Sígueme por Email

viernes, 27 de abril de 2012


UN DON JUAN A MI MANERA





Yo no sé porque desvarío, si este querer tuyo y mío,
está condenado al fracaso, desde el mismo momento
que nos conocimos...


Si vos Don Juan; Eres un malandrín,
pendenciero, jugador y mujeriego.
Que no existe en todo el reino mujer
que se sienta segura en vuestra presencia
ya sea soltera, casada, o viuda, guapa, fea, flaca,
o con quilitos de más.

Ay; mi don Juan, que eres mi perdición
que por las noches tengo sueños indiscretos,
que me despierto entre sudores y delirios
por sentir tus labios tibios sobre la piel de mi cuello.

Ay; mi don Juan, que mi marido se asegura
que marchase, a la guerra dejándome una coraza por braga.

Ay; mi don Juan, que son muchos meses a dos velas,
que tengo picores y rozaduras, en mis posaderas.


Ay; don Juan, ven pronto a socorrerme sácame, de este corsé
que tanto me aprieta, y dejar libre, mi piel de seda, qué tan acalorada
la tengo, que siento sudores y tiemblo, que ardo, en volcanes,
por tenerte pronto en mi lecho, para saciar, este tormento
de sentir y no tenerte, de quererte, y no poseerte...


Ay; créeme, mi don Juan, que esta urgencia que tengo, no es un pecado
es más bien, un mal de amores, por culpa de mi señor esposo
que marchase a la guerra, dejándome relegada en esta casa tan grande
con la única compañía, de este escudero viejo;


Ay; mi don Juan, atiéndeme por favor, en esta petición que te hago
que antes de morir quisiera, probar de la fruta prohibida
y gozar de lujuria una noche; de tu cuerpo tan prieto y tan firme;
enredarme entre tu pelo, y trotar toda la noche, de esta yegua desbocada;
que se deshace en amores por tu cuerpo moreno.

Ay; don Juan, no; te hagas tanto de rogar, que ya estoy consumida
en ardores, que ya no como ni duermo, que soy muy desgraciada
que las noches son muy largas, y la habitación muy solitaria,


Ay; don Juan, don Juan, que esta noche te espero, metida en cuero en mi lecho,
para saciar este tormento, de quererte y no tenerte...

Más después de esta noche, beberás de esta mi boca; Que te desea y que por ti
se vuelve LOCA;


Carmen Sánchez
















No hay comentarios:

Publicar un comentario