Sígueme por Email

martes, 26 de marzo de 2013


COMO UN BARCO A LA DERIVA

 

 

 

                                             A veces me dejo llevar, como un barco a la deriva.

Quedando a merced de las olas.

Luego cuando casi no distingo la orilla

Remo con todas mis fuerzas

Pidiendo valor para enfrentarme

A todos mis fantasmas

Esos que se meten dentro

Como en una película de terror

Otras las más frecuentes me quedo simplemente

A merced de las olas.

Si pudiera volar—ser como ese colibrí

Que cada mañana se posa en las ramas del níspero

A veces pienso que no tengo fuerzas

Como recorrer cada día, las mismas distancias

Sin tan siquiera saber que todo tiene un porque

Una razón

 

 Carmen Sánchez.

 

 

 

 


No hay comentarios:

Publicar un comentario