Sígueme por Email

domingo, 31 de marzo de 2013

                 INSTANTE

 
Reía tan intensamente que desperté de pronto.
Era tan real que podía oler su olor a marismas.
Incluso sentía la brisa en mi rostro.

Veía incluso la espuma romper en  las rocas,
lamerlas y volver de nuevo al mar.
Como vista de pájaro me veía allí
en la orilla sentada siempre junto a mi roca preferida.

Sentía una paz allí sentada.
Que recordé años pasados—años
que por mucho que añoremos
jamás vendrán de nuevo.
Pero aun así goce de cada momento en  
el que, el sueño me permitió.

Y reí, y llore, al mismo tiempo,
di gracias, por ese instante, por ese
momento, donde solo existía
el mar- y yo.


Carmen Sánchez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario